Domingo 1ro de agosto de 2004

El caso de Carla Lacorte:

Un ejemplo más de gatillo facil e impunidad policial

El 1° de junio del 2001, cuando bajaba de un colectivo y se dirigía por Mitre hacia calle 25 de Mayo de Quilmes, Carla recibió un disparo por la espalda en momentos en que personal de la comisaría Sexta de Ezpeleta disparaba a mansalva contra un grupo imputado de asaltar un Mc Donalds. Ese disparo la dejó parapléjica y, como está comprobado en la causa penal, salió del arma del oficial de la policía bonaerense, José Salmo, que aún continúa en funciones. La fiscalía del Doctor Pelayo lo llamó a declarar diez meses después y le imputa apenas "negligencia y lesiones". Ahora el fiscal, decide clausurar la investigación y pide la elevación a juicio de este asesino por esas mínimas acusaciones. La defensa de Salmo se opone a la elevación a juicio, alegando que no tuvo otra alternativa y que fue ¡una legítima defensa!, y basa su argumentación en la creciente "ola de inseguridad". La defensa de Carla, a cargo de María Aída Bassi y Rubén Tripi del CeProDH ha presentado este viernes un escrito en el cual se plantea la oposición a la elevación a juicio en estas condiciones y sin haberse realizado serias medidas de prueba por oposición de la fiscalía que actúa en complicidad con la policía, con el objetivo de que hubo tentativa de homicidio. Hoy la salud de Carla se ha agravado aún más y será nuevamente operada. Exigimos el inmediato cese en sus funciones de José Salmo y el castigo a Él y todos los responsables de este terrible hecho. LIBERTAD A CASTELLS Y A TODOS LOS PRESOS POLITICOS DESPROCESAMIENTO A LOS LUCHADORES OBREROS Y POPULARES