Jueves 12 de febrero de 2009

EL TRIBUNAL ORAL Nº 5 PROHIBE LA PRESENCIA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION

Indignación por el escandaloso juicio al genocida Rovere

El 10 de febrero comenzó en un nuevo juicio contra genocidas de la última dictadura militar. Se juzgará a Jorge Olivera Rovere y luego continuará por otros militares. Fue el segundo de Suárez Mason en la estructura represiva y se lo juzga por su responsabilidad como Jefe máximo de la represión en Capital Federal; está imputado sólo de 4 asesinatos y más de 120 privaciones ilegales de la libertad. Como integrantes de Justicia Ya! somos cabeza de querella y volveremos a pedir que se lo condene por el delito de genocidio y que vaya preso a una cárcel común.
El 10 de febrero comenzó en un nuevo juicio contra genocidas de la última dictadura militar. Se juzgará a Jorge Olivera Rovere y luego continuará por otros militares. Fue el segundo de Suárez Mason en la estructura represiva y se lo juzga por su responsabilidad como Jefe máximo de la represión en Capital Federal; está imputado sólo de 4 asesinatos y más de 120 privaciones ilegales de la libertad. Como integrantes de Justicia Ya! somos cabeza de querella y volveremos a pedir que se lo condene por el delito de genocidio y que vaya preso a una cárcel común. La primera jornada de juicio arrancó con un verdadero escándalo al ser echado a los empujones por la policía y el propio Secretario del Tribunal Oral Nº 5 el único fotógrafo que habían autorizado a ingresar a la sala. Este tribunal tiene la “característica” de prohibir la entrada de los medios de comunicación, además de prohibir a las Madres de Plaza de Mayo usar sus pañuelos o impedirnos a los miembros de los organismos de DD.HH. entrar a la sala con cualquier distintivo así sea un pequeño pin con la cara de Julio López; eso sí… permite que los militares que ingresan como público a dar aliento a sus pares que están siendo juzgados tengan sus uniformes o utilicen insignias de sus fuerzas. La pelea por lograr que estos juicios sean verdaderamente públicos empezó hace mucho tiempo; desde Justicia ya! venimos batallando por que los medios de comunicación puedan difundir lo que ocurre dentro de la sala, para que todo el pueblo pueda conocer los crímenes que cometieron estos genocidas, los valiosos testimonios de los sobrevivientes quienes no sólo narran el horror vivido sino que han testimoniado acerca de cómo se desarrolló el genocidio, de las complicidades de los empresarios con los grupos de tareas contando como le suministraban datos de los trabajadores que debían secuestrar, de las complicidades de la Iglesia, entre otros aspectos. Esto es lo que el TOF N° 5 se niega a admitir, llegando a contestarnos por escrito que ellos tienen el deber de controlar la “publicidad negativa” de los imputados, esto quiere decir lisa y llanamente que no quieren que los genocidas tengan mala prensa. Ya en el año 2007 durante el juicio a Febres realizamos un planteo ante la Corte Suprema para que ordene al TOF permitir la publicidad de los juicios. El máximo tribunal rechazó nuestro pedido argumentando que no era competente (!!) El año pasado ante el juicio por los hechos de Mansión Seré realizamos el mismo planteo e hicimos una campaña de denuncia pública, finalmente la Corte Suprema dictó una acordada ordenando una publicidad limitada de estos juicios. Este martes al comenzar el juicio varios medios pidieron acreditarse. El TOF dijo que sólo permitiría que entre canal 7 y TELAM, luego dio marcha atrás y dijo que sólo les permitiría tomar imágenes por 3 minutos, ante lo cual canal 7 se retiró por considerarlo una burla. Pero lo grotesco vino al comenzar la audiencia ya que los jueces entraron a la sala, se quedaron 3 minutos en silencio, sin que esté presente el genocida y pasados los 3 minutos retiran a los empujones al fotógrafo de Telam y ordenan que entre el imputado, llegando el propio secretario del juzgado a abalanzarse a los saltos sobre la cámara del fotógrafo para impedir que lo retrate, lo que generó la indignación del público en la sala. Párrafo aparte merece la actuación del Secretario de DD.HH. de la Nación quien estuvo figurando desde temprano pero al ver que se generaba este conflicto se retiró silbando bajito. Finalmente y luego de la gran repercusión de este escándalo, el presidente de la Corte se pronunció a favor de la publicidad del juicio y se permitió que ingrese al fotógrafo de Télam en la audiencia del miércoles. A su vez, desde sectores oficialistas ahora alzan sus voces contra este tribunal, que tiene el mérito también de realizar los juicios con los imputados excarcelados o en prisiones de lujo. Cuando desde Justicia Ya! impulsamos un pedido de juicio político, luego del asesinato de Febres, la denuncia fue rechazada en el Consejo de la Magistratura por los kirchneristas Conti y Kunkel, lo cual fue tomado por el TOF como una señal de impunidad y a partir de allí apartó a Justicia Ya! de todos los futuros juicios orales.