Viernes 14 de noviembre de 2008

DESPIDOS, SUSPENSIONES, LOCK OUT VS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Gran charla del CeProDH en Derecho de la UBA

Con más de 80 personas, el Jueves 6 de Noviembre se realizó en la Facultad de Derecho de la UBA, la charla “en la crisis económica internacional, ¿para qué sirve el derecho? – Despidos, suspensiones, lock out patronal vs. Derechos de los trabajadores”. Los panelistas fueron el Dr. Rubén Tripi, miembro del CeProDH, abogado del caso Balaguer y de los trabajadores de Zanón (fallo lock out) y el Dr. Luis Roa, Docente de la cátedra Dra. Caubet "Elementos de derecho del trabajo y seguridad social.
Con más de 80 personas, el Jueves 06 de Noviembre se realizó en la Facultad de Derecho de la UBA, la charla “en la crisis económica internacional, ¿para qué sirve el derecho? – Despidos, suspensiones, lock out patronal vs. Derechos de los trabajadores”. Los panelistas fueron el Dr. Rubén Tripi, miembro del CeProDH, abogado del caso Balaguer y de los trabajadores de Zanón (fallo lock out) y el Dr. Luis Roa, Docente de la cátedra Dra. Caubet "Elementos de derecho del trabajo y seguridad social. Realizamos esta charla en el marco de la crisis económica internacional, donde ya se está viendo que los empresarios que la causaron quieren descargarla sobre los trabajadores. Un primer ejemplo de estos es los miles de despidos y suspensiones, no sólo en Estados Unidos y Europa, sino en Argentina. Estos casos se multiplicarán con la profundización de la crisis, pero también habrá millones que quedarán sin vivienda, millones que ven hoy en día como aumentan los precios y el costo de vida, y como los salarios ya no alcanzan. Es necesario para poder avanzar en el camino de pelear contra un sistema que solo nos ofrece un futuro de miseria y explotación. Muchos estudiantes de derecho, psicología, trabajo social, comunicadores sociales, etc., se acercan al CeProDH motivados por sus ansias de aportar sus conocimientos a la militancia por la causa de los trabajadores y el pueblo. Guiados por los mismos motivos, como estudiantes de Derecho de esta facultad, decidimos organizarnos formando la agrupación «Estudiantes de derecho en el CeProDH», cuestionando los planes de estudio de esta facultad y como nos forman, al servicio de qué y de quiénes, y cuestionando también el vacío de espacios de discusión y crítica que hay en la facultad. Nos organizamos junto a los trabajadores que salen a pelear, defendiéndolos de los ataques de la patronal y el estado, difundiendo su lucha y apoyándolos incondicionalmente. También peleamos por los derechos de las mujeres, contra la opresión y la violencia y por el derecho al aborto seguro legal y gratuito. Nos organizamos contra la impunidad de ayer y de hoy, por condenar a todos los que participaron de la dictadura y contra los más de 9000 efectivos de las fuerzas represivas de aquel entonces que siguen hoy en funciones y, en nuestra facultad, denunciando al decano Alterini, como hilo de continuidad de la dictadura en la universidad. {{Reproducimos extractos de la charla:}} {{Dr. Luis Roa:}} Las empresas en estos momentos están planteando que la crisis internacional está afectando la competitividad de las empresas y eso va a afectar los puestos de trabajo. Renault con 300 despidos, GM con 500 despidos, Easy 400 despidos. Sin embargo, en agosto de 2008 la producción industrial creció un 71, 6%, la automotriz en un 432%, y un 6% y un 24% respectivamente con respecto al mismo período del año pasado. ¿De qué crisis estamos hablando? Lo que se está llevando a cabo claramente desde los sectores empresarios es una política de disciplinar fundamentalmente la puja salarial, de mantener la rentabilidad a expensas de los despidos, las suspensiones, que tal vez quizá no se llegue a despidos y suspensiones, pero sí disciplinar la puja salarial sobre la base de discutir puestos de trabajo, y no solamente retrasarla sino rediscutir condiciones de trabajo que es la otra forma de conseguir tasa de ganancia y obtener mayor productividad, que obviamente puede redundar también en la pérdida de puestos de trabajo. Lo que se está percibiendo en estos momentos es que las empresas están recurriendo a los despidos y suspensiones, incluso a inducir a que los trabajadores renuncien a algunos derechos, no por la plata que han perdido sino por la plata que pueden perder, con la crisis que viene. Hay un instrumento jurídico que surgió fundamentalmente en los 90 que es funcional a la lógica empresarial, el procedimiento preventivo de crisis. Es un procedimiento para el caso en que las empresas procedieran a realizar despidos que afecten a tal porcentaje de la población trabajadora. Este procedimiento en los 90 se utilizó para romper la unidad de negociación colectiva, fundamentalmente porque inducía a un procedimiento de negociación colectiva por empresa, descentralizada. Sirvió para viabilizar los despidos de los 90, para viabilizar la rotación de la mano de obra, facilitando la expulsión de trabajadores antiguos con derechos y la incorporación de trabajadores nuevos flexibilizados, y fragmentar la unidad de producción desde el punto de vista colectivo, porque el 90% de los convenios colectivos de los 90 fueron por empresa, no por actividad, y por empresa se discutía condiciones de trabajo, y cuando uno no discute plata sino condiciones de trabajo discute productividad, de qué manera produzco mas usando menos gente. {{Dr. Rubén Tripi:}} El preventivo se convierte en un chantaje por el cual las empresas, aduciendo crisis, buscan descargar suspensiones o despidos, o atacar las condiciones laborales. Lejos de una ‘mediación’, se convierte en una maniobra contra los trabajadores. La única forma de enfrentar los despidos y las suspensiones es organizándose. En el caso de Zanon la patronal presentó un preventivo de crisis que fue rechazado por los trabajadores que investigaron las ganancias (con la colaboración de estudiantes y profesionales de la universidad regional) y demostraron que el plan patronal era una estafa para aumentar la explotación obrera. Así y todo, los ceramistas tuvieron que salir a luchar decididamente para rechazar este ataque. Tiempo después la empresa cierra, hace un lock out. A los trabajadores no los dejan entrar a la fábrica y hacen una carpa. La empresa despide a todos los trabajadores, y éstos entraron a la fábrica a producir. Es una experiencia que hasta el día de hoy está amenazada. Hoy se sigue sosteniendo porque tiene organización, hubo asambleas, hubo democracia, recurrieron a la comunidad. Hay que rechazar los preventivos de crisis antiobreros, pedir la apertura de los libros de contabilidad de aquellas empresas que aducen crisis, para mostrar a los ojos de todos cuánto han ganado en estos años. Si los empresarios no pueden sostener la producción y los puestos de trabajo, si quieren cerrar o despedir, queda la expropiación de la fábrica y su puesta en funcionamiento bajo gestión obrera como salida para que los trabajadores no paguen las crisis capitalistas. {{Sumáte: por abogados en defensa de los derechos de los trabajadores, los que reclaman por sus derechos, contra la impunidad de los genocidas.}}