Domingo 10 de marzo de 2002

Zanon produciendo bajo control obrero

Un gigante que comienza a despertar

Reproducimos una nota enviada por los trabajadores de Céramica Zanón, que forma parte del último boletín publicado por los ceramistas neuquinos.
Tras la reconexión del gas, con el encendido de los hornos y el arranque de las líneas de producción, los obreros de Cerámica Zanón pusieron el corazón de la fábrica en marcha, agregando estas fases del proceso productivo al pulido de porcellanatto y la venta de material que ya se venía realizando. Así, aumentando gradualmente la cantidad de líneas y maquinaria en funcionamiento, los trabajadores van haciendo cada vez más real la consigna inscripta en la gran bandera argentina que cuelga en el portón de Zanón: "Fábrica produciendo bajo el control de los trabajadores". Los directivos de la empresa reaccionaron ante la decisión de los obreros. El propio Luis Zanón envió cartas a todos los medios de prensa en los que acusaba de delincuentes a los trabajadores y el sindicato ceramista. Pero, mal que le pese, el único condenado por la justicia por cometer delitos (lock out ofensivo) es el directorio de la empresa que él preside. Por eso, y por el enorme apoyo social con que cuenta la lucha de los ceramistas, las denuncias que realizó para volver a cortar el suministro de gas fueron rechazadas por la jueza civil Baggio, quien sentenció que "de mantenerse el corte de suministro de gas se impide la reactivación de la fábrica, tornándose abstracto lo resuelto en sede laboral (la sentencia de lock out ofensivo)". Los obreros de Zanón están llevando adelante una experiencia histórica. Hace casi seis meses que la patronal cerró y abandonó la planta. Los obreros se lanzaron a defender sus puestos de trabajo con marchas, cortes de ruta y puentes, buscando la unidad y la coordinación con todos los sectores en lucha. Así obtuvieron una sentencia judicial que condenó el cierre ilegal de la empresa que ordena su reapertura. Pero Zanón, un empresario ligado a la dictadura de Videla y al vaciamiento de Aerolíneas, no acata el fallo y amenaza con una orden de desalojo a los obreros. En este marco, y bajo el programa de provincialización bajo control obrero, se iniciaron los trazos de una experiencia en la que todo el proceso de producción y comercialización de la fábrica más grande de Neuquén está administrado por sus propios trabajadores. En Zanón no está ni la patronal, ni los gerentes, ni los ingenieros, ni los jefes, ni los encargados. Son los obreros los que planifican, reparan y controlan todo, decidiendo cada paso en asambleas donde las ideas, la voluntad y la moral de cada uno se funden en una conciencia colectiva que permite superar cada inconveniente y señalar el rumbo. 10/03/02