Jueves 10 de julio de 2008

Comunicado de Prensa

Escandalosa persecución ideológica en el Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan

(04-07-08) La empresa Floor Clean SRL, tercerizada de limpieza del Hospital Garrahan, despidió a Nicolasa Miranda violando los más elementales Derechos Humanos y sindicales, desoyendo incluso la sentencia cautelar del Juzgado del Trabajo Nº 67 que semanas antes había ordenado "el inmediato restablecimiento en su puesto de trabajo en el Hospital Garraham".
(04-07-08) La empresa Floor Clean SRL, tercerizada de limpieza del Hospital Garrahan, despidió a Nicolasa Miranda violando los más elementales Derechos Humanos y sindicales, desoyendo incluso la sentencia cautelar del Juzgado del Trabajo Nº 67 que semanas antes había ordenado "el inmediato restablecimiento en su puesto de trabajo en el Hospital Garraham". Con el fin de impedir su participación como candidata a delegada en las elecciones realizadas por el Sindicato Obreros de Maestranza (SOM) en ese Hospital, la empresa Floor Clean SRL en una clara persecución ideológica había decidido trasladarla al Hospital Churruca de la Policía Federal, intentando así amedrentar a quién durante la última dictadura militar fue perseguida por las Fuerzas Represivas del Estado por su decidida militancia sindical en el gremio gráfico en aquellos años. Luego que desde el Ceprodh, el 7 de mayo obtuviéramos sentencia favorable de reinstalación en su puesto de trabajo (sentencia confirmada por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala VIII), la empresa impunemente y de manera sistemática se negó a cumplir la orden judicial. Mostrando un profundo desprecio por los más elementales Derechos Humanos y Laborales, el 29 de mayo la empresa decide despedirla. Hoy perseguida por pelear como en los 70 por los derechos de los trabajadores y contra las condiciones de superexplotación a las que se encuentran sometidos los trabajadores de limpieza del hospital, al igual que miles de trabajadores tercerizados y precarizados, con bajísimos salarios, jornadas laborales extenuantes y tratos degradantes, Nicolasa continúa luchando por su reincorporación. Desde el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, en el marco de la campaña que venimos llevando adelante en defensa de los delegados y activistas perseguidos, llamamos a todas las organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles, partidos políticos y especialmente a las Organizaciones de Derechos Humanos a repudiar esta grave persecución ideológica rodeando de apoyo y solidaridad la difícil lucha de Nicolasa.