Jueves 12 de julio de 2007

Informe de Prensa – Justicia Ya! en La Plata

Tres sobrevivientes afirmaron que Von Wernich les aconsejaba "hablar" para que no los torturen

Los ex detenidos-desaparecidos —cuyos casos se investigan en esta causa— contaron que, durante su cautiverio en "Puesto Vasco" y el COT1 de Martínez, el capellán policial los visitaba vestido con sotana y les aconsejaba que "dijeran la verdad" a sus torturadores "para que no los castiguen más". Y sostuvieron que Von Wernich "no podía desconocer" los delitos que se cometían en los campos de concentración que visitaba.
LA PLATA (10jul07) – Tres sobrevivientes de los centros clandestinos de detención "Puesto Vasco" y COT1 de Martínez identificaron al genocida Christian Von Wernich como el sacerdote que, durante su cautiverio, los visitaba para convencerlos de que dieran información en las sesiones de torturas. Se trata de Héctor Ballent, Juan Ramón Nazar y Alberto Liberman, quienes declararon hoy sobre su experiencia en los campos de concentración del "circuito Camps" durante la última dictadura. También declaró otro sobreviviente de "Puetso Vasco", cuyo caso quedó fuera de esta causa. Quien no estuvo presente para escuchar los testimonios de sus víctimas fue el mismo Von Wernich, quien solicitó al Tribunal no estar presente durante las audiencias testimoniales del juicio oral. No obstante, permaneció alojado en la alcaidía de los tribunales federales de 8 y 50. "Ustedes tendrían que hablar, así no los castigan más" El primero en declarar fue Héctor Ballent, quien había sido Director de Ceremonial durante el gobierno de Victorio Calabró en la provincia de Buenos Aires. El testigo contó que fue secuestrado en dos oportunidades: la primera el 5 de mayo de 1976, y la segunda el 17 de mayo de 1977, en lo que fue un operativo que incluyó numerosas detenciones ilegales de ex-funcionarios de esa gestión. Ballent permaneció en cautiverio en dos centros clandestinos que tenían una estrecha vinculación entre sí: "Puesto Vasco" (en Don Bosco, partido de Quilmes) y el Comando de Operaciones Tácticas (COT) 1 de Martínez. Muchos represores actuaban simultáneamente en ambos centros clandestinos, y hubo traslados sistemáticos de detenidos ilegales entre ambos campos de concentración, en una muestra más de la interconexión que existía entre los centros clandestinos de la región en el marco de la represión ilegal. Hoy, el testigo señaló que mientras estaba secuestrado, escuchó voces de niños que gritaban, provenientes de las salas de tortura. E indicó que los represores "ponían música para que no se escuchen los gritos". El mismo Ballent fue sometido a torturas, mediante la aplicación de corriente eléctrica y simulacros de fusilamiento. El testigo recordó al represor que controlaba el estado de los detenidos en las sesiones y determinaba si se los podía seguir torturando: era el médico policial Jorge Antonio Bergés. En ese marco fue que Ballent recibió, junto a sus compañeros de cautiverio, la visita del entonces capellán de la Policía de la provincia de Buenos Aires, Christian Von Wernich. En "Puesto Vasco", el cura "visitó" a los detenidos ilegales al menos en dos oportunidades. "La primera vez entró y preguntó cómo estábamos, cuál era nuestra situación, pero no nos dejó hablar", subrayó Ballent, y recordó que, una vez que el represor se fue, les dijo a sus compañeros de cautiverio: "Este no es cura, es un taquero que se consiguió ropa de cura". "La segunda vez nos dijo: 'ustedes tendrían que hablar, así no los castigan más'", afirmó Ballent, y contó que en ese momento confrontó al sacerdote: "Le dije: 'como ministro de la Iglesia, está aceptando que nos castigan; ¿por qué no saca a la luz que hay gente que está siendo torturada?'". Von Wernich, señaló el sobreviviente, no respondió y se fue. Von Wernich "no podía desconocer" lo que sucedía El siguiente testigo fue Juan Ramón Nazar, quien en aquella época era director del diario La Opinión de Trenque Lauquen. El sobreviviente narró su cautiverio, que se extendió durante más de un año, y afirmó que también tuvo un contacto directo con Von Wernich en el centro clandestino de detención "Puesto Vasco". Nazar fue secuestrado en Trenque Lauquen el 21 de julio de 1977, y trasladado a "Puesto Vasco", en donde las deplorables condiciones de detención y la permanente tortura psicológica afectaron su salud de tal forma que "estaba más cerca de la muerte que de la vida". En ese estado se encontraba cuando Von Wernich visitó el centro clandestino. El sobreviviente contó que el cura estaba vestido con sotana y cuello sacerdotal, y que habló con varios de los prisioneros, a quienes les dijo que venía a "brindarles asistencia espiritual". "Yo le respondí que me sorprendía profundamente la presencia de un sacerdote en un lugar clandestino de detención —recordó Nazar—, y que no podía concebir que en un sitio de estas características estuviera un hombre de la Iglesia". De hecho, el secuestrado se negó a recibir los "servicios" del cura. "Ninguna persona, y menos un sacerdote, podía desconocer lo que estaba sucediendo allí", aseguró Nazar, y sostuvo que la presencia del represor en los campos de concentración "no era por casualidad, porque tenía pleno conocimiento de nuestros nombres, y autorización para entrar". El sobreviviente contó que estuvo secuestrado en "Puesto Vasco" hasta principios de octubre de ese año, y luego fue trasladado a otro centro clandestino, la comisaría 60º de Monte Grande, que funcionaba como una instancia de "legalización" y "recuperación" de los prisioneros que serían puestos en libertad. Nazar fue liberado en agosto de 1978, más de un año después de su secuestro. "Les aconsejo decir la verdad" El sobreviviente Alberto Liberman fue el tercero en declarar, y se sumó a los dichos de sus compañeros de cautiverio, al indicar que tuvo un contacto directo con el represor Von Wernich mientras estuvo secuestrado. El testigo —que se había desempeñado como Ministro de Obras Públicas durante el gobierno de Calabró— contó que su detención ilegal formó parte de la misma serie de operativos en que fueron secuestrados otros ex funcionarios del gobierno anterior a la intervención militar de Ibérico Saint Jean en la provincia de Buenos Aires. Liberman fue secuestrado el 14 de mayo de 1977 y llevado en primer lugar al COT1 de Martínez, en donde fue interrogado mediante torturas. Permaneció detenido ilegalmente allí durante dos meses, y fue luego trasladado a "Puesto Vasco" junto a varios de sus compañeros de cautiverio del campo de concentración anterior. Durante su paso por este centro clandestino, fue llevado a Arana, y luego de 10 días fue devuelvo a "Puesto Vasco", desde donde tiempo después fue trasladado a la Comisaría 60º de Monte Grande. Hoy, Liberman describió las inhumanas condiciones de detención en los diversos centros clandestinos por los que pasó y las torturas que sufrió: golpes, picana eléctrica, simulacros de fusilamiento y una permanente tortura psicológica a cargo de varios represores, entre ellos el cura Von Wernich. "En una oportunidad vi la presencia de un sacerdote, o de una persona vestida con hábito de sacerdote", contó Liberman, quien —al igual que varios otros sobrevivientes— primero pensó que se trataba de un falso cura, hasta que pudo identificarlo mucho tiempo después, a través de la CONADEP y el Juicio a las Juntas en 1985: "En esa época me entero de cómo se llama". El sobreviviente contó que en "Puesto Vasco" Von Wernich "habló con algunos de nosotros de manera individual". Liberman hizo un croquis del lugar en donde los prisioneros recibieron esa visita, que demostró que el represor tuvo una visión directa de las lamentables condiciones de detención que sufrían los secuestrados que visitaba. "Nos dijo: 'Les aconsejo decir la verdad'. La respuesta mía fue: 'Padre, es lo que estoy haciendo desde el primer día que estuve acá, y parece que no me quieren creer'. Él se dio vuelta y se fue", señaló Liberman. Liberman recordó que también estaba allí secuestrado el periodista Jacobo Timerman, que se hallaba en una celda separada, en muy mal estado físico a raíz de las torturas. "Timerman no lo dejó entrar y pidió que le trajeran un rabino. Obviamente no lo hicieron", contó el testigo. El sobreviviente también identificó por sus apodos a otros dos represores que actuaban coordinadamente en "Puesto Vasco" y el COT1 de Martínez: "Saracho" (Valentín Milton Pretti, fallecido sin haber sido juzgado), y "Trimarco" (Eros Amílcar Tarela, actualmente detenido y procesado en otra causa por su actuación en estos centros clandestinos). Liberman fue liberado el 23 o 24 de agosto de 1978, desde la Comisaría 60º de Monte Grande. Pudo identificar este último centro clandestino gracias a los detenidos comunes que se encontraban allí. "De hecho, gracias a los presos comunes seguimos vivos, porque nadie se ocupaba de darnos de comer. Sobrevivimos por la solidaridad de ellos", subrayó. Finalmente, declaró Martín Aberg Cobo, también sobreviviente del campo de concentración "Puesto Vasco". Si bien su caso no quedó incluido en esta causa (su privación ilegal de la libertad se investiga en otro expediente), el testigo fue citado para que dé cuenta del cautiverio en ese centro clandestino de Jacobo Timerman —una de las víctimas en este juicio—. El testigo relató que fue secuestrado a fines de marzo de 1977, cuando se presentó voluntariamente ante una citación en la Jefatura de la Policía de la provincia de Buenos Aires, en ese entonces ubicada en calle 2 entre 51 y 53. Ese día lo recibió personalmente el Director de Investigaciones de la fuerza, Miguel Osvaldo Etchecolatz. "Desde ese día estuve prácticamente dos meses incomunicado a disposición de la Policía Federal y del Primer Cuerpo de Ejército", indicó. Aberg Cobo estuvo secuestrado en "Puesto Vasco", y luego de pasar por una comisaría de Banfield, fue alojado en el Departamento Central de la Policía Federal. "Me quisieron imputar algo en el llamado caso Graiver, pero todavía hoy no sé la causa por la que me detuvieron", puntualizó. Su cautiverio, en total, duró cerca de ocho meses, y sólo fue liberado tras ser sometido a un Consejo de Guerra. Próximas audiencias El juicio oral a Von Wernich se retomará el próximo jueves 12 de julio. Ese día, el Tribunal continuará tratando los casos vinculados a los centros clandestinos de detención "Puesto Vasco" y COT1 de Martínez, y se prevé que declaren otros cinco sobrevivientes de esos campos de concentración. La Plata, 10 de julio de 2007