Martes 20 de junio de 2006

Empieza el juicio oral contra Etchecolatz

Este martes 20 de junio, en La Plata, empieza el juicio al represor Miguel Etchecolatz, en lo que será el primer juicio oral contra un genocida desde que se declararon nulas las leyes de impunidad, producto de años de lucha.
Una importante cantidad de organismos de derechos humanos, así como de víctimas directas, participaremos de este juicio en calidad de querellantes1. Durará tres meses y se prevé que declaren más de 130 testigos. Este proceso se inició por datos surgidos de testimonios en los juicios de la verdad, estando vigentes las leyes de impunidad. El expediente estuvo paralizado y siendo “peloteado” por años entre distintos juzgados de Capital y La Plata. Ahora, Etchecolatz, será juzgado por el homicidio calificado de Diana Teruggi2; la privación ilegal de la libertad, torturas y homicidio de Patricia y Ambrosio De Marco, y de las enfermeras Nora Formiga, Elena Arce y Margarita Delgado. También de la privación ilegal de la libertad y torturas de Nilda Eloy y Jorge López, quienes son querellantes y declararán en este juicio. En el CeProDH, tenemos como una de nuestras políticas fundamentales, la lucha por encarcelar a los represores, por eso participamos en este juicio y pelearemos para que los genocidas terminen en la cárcel, efectiva y común, sin ningún tipo de privilegios. Que se juzgue a TODOS por TODO La repercusión que tendrá este proceso es una gran oportunidad para que la pelea cotidiana por encarcelar a todos los genocidas se amplíe. En comunicado público, los organismos intervinientes denunciamos: “La causa en sí es fragmentaria en cuanto a los hechos que toma, y limitada en cuanto a la investigación integral del aparato represivo ilegal instaurado durante la última dictadura”... “Abarca unos pocos hechos no conectados directamente entre sí”. Hay que terminar de raíz con la “doctrina” que dejó la Cámara Federal en el “Juicio a las Juntas”, donde se acusó caso por caso, solo por algunos hechos y aduciendo la necesidad de pruebas precisas para acusar. Es insostenible que haya que probarle cada caso a cada genocida, cuando todos y cada uno fueron parte de un plan represivo integral, de una misma maquinaria, desde el que abría la puerta del Centro Clandestino o la Comisaría, pasando por el que aplicaba la picana, llegando hasta el que daba las órdenes. Hubo genocidio, fue un plan sistemático de eliminación de personas, por eso cada uno de los que intervinieron y colaboraron deben ser juzgados por el conjunto. Como contracara, los jueces rechazan acusaciones argumentando que “solo hay un testimonio de un sobreviviente que lo acredita”, pero no se toman las medidas para que aparezcan todos los archivos de la represión. Los que hoy aparentan ser argumentos “garantistas”, de “protección de la legalidad vigente”, más tarde o más temprano significarán que cientos de represores de cargos menores, o los que no han podido ser identificados por las víctimas, queden impunes. Públicamente hemos dicho “La investigación no los inserta en el circuito de centros clandestinos de detención ni abarca la estructura represiva en su totalidad, a diferencia del enfoque integral que promovemos desde “Justicia Ya en La Plata”, que implica que todos los genocidas respondan judicialmente por todos los compañeros víctimas del terrorismo de Estado”. Utilizaremos toda oportunidad que se nos presente durante el juicio para denunciar esto y llamar a la más amplia movilización para que “se juzgue a todos por todo”. No es un milico. Es la institución La derecha muy activa con sus referentes Cecilia Pando y una ex de Astiz a la cabeza, se pasean por los medios y conducen actos como el del 24 de mayo. Ahora se suma la Iglesia. El gobierno a la vez que ataca a estos sectores reaccionarios y ya disfuncionales, tiene un doble plan. Por un lado, quedarse con las banderas de los derechos humanos para que se transformen en inofensivo discurso oficial, como intentó hacer este último 24 de marzo. Y por el otro, sacarse de encima a los viejos genocidas y hacer reformas para legitimar la institución. Las Fuerzas Armadas, como lo demuestran 100 años de historia, son irreformables. Han matado obreros, luchadores, jóvenes, bajo mando militar, bajo gobiernos radicales, bajo gobiernos peronistas. Esto, porque más allá de quién gobierne, se demostraron como una institución muy efectiva a la hora de detener a las luchas que quieren cambiar el orden establecido. La pelea por “juicio y castigo a todos los responsables”, tiene aun un largo camino por recorrer y la única manera de lograrlo es con la movilización popular, que sea parte de las reivindicaciones de los trabajadores y el pueblo. Por ello llamamos a participar del acto que realizaremos el 20 en las puertas del juicio. Acompáñenos. Juicio a todos los genocidas. Condena por todos los compañeros. Empezamos con Etchecolatz. 1 Actuarán abogados de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, HIJOS La Plata, Liberpueblo, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, CEPRODH, APDH La Plata, CIAJ, Codesedh y Fidela. 2 Hace pocos días detuvieron a Fiorillo, uno de los partícipes de la apropiación de su hija, también en el asesinato de Felipe Vallese.