Lunes 1ro de noviembre de 2004

Dairio El Sol de Quilmes, 01 de noviembre

El juicio por el caso de Carla Lacorte entra en la recta final

Tras la inspección ocular y la reconstrucción parcial de los hechos se hicieron diferentes análisis. Esta semana se conocerían los alegatos
Una hora y veinte minutos exactos fue el tiempo que demandó la inspección ocular y reconstrución parcial de los hechos por el caso de Carla Lacorte, la joven que quedó paralítica tras recibir un balazo de un policía de la seccional sexta de Ezpeleta durante un operativo para atrapar a un grupo de delincuentes que había robado en una casa de cómidas rápidas en pleno centro de Quilmes. Los jueces del Tribunal Oral 3, junto a sus asistentes; el fiscal y los abogados de los diferentes acusados por el robo al Mc Donald's formularon decenas de preguntas al único imputado. Pablo Garro, que se prestó a recordar los violentos hechos ocurridos durante la noche del 1 de junio de 2001. Esta semana el juicio entra en la recta final con la declaración de casi 30 testigos más y luego se conocerían los alegatos. Como lo adelantó EL SOL en su tapa del sábado, la inspección ocular y la reconstrucción de los hechos parciales comenzó a las 23.45 del viernes y finalizó a las 0.5 del sábado. Más allá de la alarma que causó en los vecinos el despliegue del importante operativo de seguridad que se organizó, sobre todo de parte de los integrantes del Servicio Penitenciario Bonaerense, quienes tienen a su cargo la custodia de Garro por lo que no escatimaron en mostrarse con armas largas, chalecos antibalas y no dejaron que el imputado hiciera un movimiento sin que estuviera con un oficial del SPB custodiándolo a centímetros, la inspección y reconstrucción se desarrolló sin problemas, aunque todo terminó a los gritos de parte de Carla Lacorte y su madre cuando escucharon que los magistrados del Oral 3 de Quilmes daban por terminado el trámite y no accedían a un nuevo pedido de la defensa de la joven. El equipo periodístico de EL SOL, el único medio que estuvo durante todo el acto procesal, observó cuando los jueces Alicia Anache, Armando Topalian y Luis Gil Juliani comenzaron a recorrer las instalaciones de la estación de servicios de Mitre y Brandsen y junto al secretario y prosecretario del cuerpo colegiado judicial, Edgardo Salatino y Carlos Villamarín, respectivamente, tomaban nota de algunos detalles que consideraban importantes. Una vez finalizada la inspección ocular, comenzó la reconstrucción parcial de los hechos donde el imputado Garro tuvo una participación directa, ya que contestó durante más de una hora las preguntas de los magistrados; de los abogados que lo asisten en el debate oral, Alejandro Bavasso y Pablo Comito; del fiscal José María Gutiérrez; del defensor oficial Manuel Soler, asiste a los imputados Daniel Alejandro Herrera y Gerardo Gabriel Medrano; del abogado Marcelo Peña, defiende al policía José Ignacio Salmo; y de los abogados María Aída Bassi y Rubén Tripi, defensores de Lacorte. Diferentes análisis Es de destacar que el imputado Garro repitió durante la reconstrucción lo que dijo el jueves en la sala de audiencia, en cuanto a que había acompañado a unos conocidos hasta el Mc Donald's y que al ver que varias personas que estaban de civil disparaban contra sus allegados intentó huir en el auto que conducía por lo que recibió un balazo. Luego de indicar el lugar donde chocó y cayó del vehículo al abrir la puerta enfatizó "vi cuando la chica (por Lacorte) que estaba en la otra vereda caía al suelo y cómo los que me dispararon a mí la revisaban para ver si estaba armada. Garro respondió que "no pude ver quién le disparó a Carla, pero sí escuché el tiro que luego la hirió". Una vez terminado el acto procesal, los abogados de las partes dieron su análisis a EL SOL: "queda demostrado que Salmo actuó como correspondía y que fue un buena actuación del personal policial", resaltó el doctor Peña. Mientras que los abogados de Garro afirmaron "quedó en claro que hubo un pésimo desempeño de los policías y que no hubo un enfrentamiento, sino que los tiros venían del lado de los policías". "Esto fue una verdadera farsa" Habían pasado pocos minutos de la madrugada del sábado y el Servicio Penitenciario Bonaerense ya estaba llevando al imputado Pablo Garro, a quien siempre lo tuvieron esposado, hacia su lugar de detención cuando la defensa de Carla Lacorte propuso, como última medida, que los jueces ingresaran al comercio de comidas rápidas para comprobar si desde los 20 metros que los separan con la playa de estacionamiento y surtidores de combustible se puede escuchar a una persona gritando "alto policía". El doctor Armando Topalian explicó que esa solicitud no estaba dentro de los actos que habían ido a realizar por lo que comenzaron a escucharse los gritos de la madre de Lacorte y algunas duras recriminaciones hacia los integrantes del Tribunal Oral 3. Lacorte también se mostró molesta con la decisión de los magistrados: "todo esto es una verdadera farsa" agregando que "estos tres tipos (en referencia a los jueces) son los que dejan a (José) Salmo en la calle y que legitiman el accionar de gatillo fácil. Por eso lo que me pasó a mí va a seguir pasando a otra gente mientras siga estos magistrados". La joven insistió a un periodista de EL SOL que "en las audiencias y acá (por la inspección y reconstrucción) está quedando demostrado que a mí me quisieron matar y no un simple accidente, por eso tenemos bien en claro que para nosotros fue un homicidio en grado de tentativa y no la aberración que dicen de una lesión sin intención". Se reconstruyeron los hechos en la calle La inspección ocular del lugar donde robaron en la casa de comidas rápidas y que cayó herida Carla Lacorte ya había sido aceptada durante las primeras jornadas del juicio oral. Lo que se agregó días atrás fue la reconstrucción parcial de los hechos. Vale aclarar que no fue total ya que uno solo de los cuatro imputados por los diferentes delitos accedió a acercarse a la intersección de Mitre y Brandsen para detallar cómo ocurrieron los acontecimientos. Si bien en un principio hubo cierta confusión de varios sectores, inclusive de parte de Lacorte y sus familiares sobre qué se iba a hacer, hay que recalcar que el acto procesal que se llevó adelante durante las últimas horas del viernes y primeros minutos del sábado jurídicamente fue una inspección ocular y reconstrucción parcial de los hechos. Inspección ocular porque una vez que los jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 3 del Departamento Judicial Quilmes, junto a los representantes de las partes, llegaron al playón de la estación de servicios de Quilmes Centro realizaron una especie de caminata en círculo observando las dimensiones del sitio, la luz y el tránsito que suele haber durante una noche, entre otras cosas. También fue una reconstrucción de los hechos, aunque parcial, ya que el encausado Pablo Garro se prestó a recordar al detalle y contestar las preguntas que le hicieron los magistrados, el fiscal y los abogados defensores sobre cómo comenzaron, trascurrieron y finalizaron los hechos que terminaron con Lacorte herida y tirada sobre la vereda este de la avenida Mitre, a pocos metros de 25 de Mayo.