Jueves 11 de noviembre de 2004

Diario El Sol de Quilmes - 11 de Noviembre

Absolvieron al policía Salmo en medio de un escándalo

En medio de un escándalo, que incluyó gritos, insultos y recriminaciones del tenor de que "la Justicia avala los casos de gatillo fácil", los jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 3 del Departamento Judicial Quilmes absolvieron ayer por unanimidad al policía José Ignacio Salmo, quien a mediados de 2001 dejó paralítica a Carla Lacorte luego de que disparara su arma reglamentaria para repeler los balazos que recibía de un grupo de delincuentes que minutos antes habían robado una casa de comidas rápidas de Mitre y Brandsen. Los magistrados fueron tajantes al aseverar que la joven estaba ubicada detrás de la línea de fuego entre los malvivientes y el servidor público, por lo tanto que el rebote previo del proyectil -que luego impactó en la mujer- deja en claro que el oficial actuó conforme lo indica la ley. La expectativa que se había generado en los últimos años en los Tribunales de Hipólito Yrigoyen y Videla en torno al caso Lacorte culminó ayer por la tarde con la absolución para el policía Salmo, quien como lo anticipó EL SOL en la víspera no estuvo en la sala de audiencia y esperó el fallo en la guardia policial. Los jueces Armando Topalian, Alicia Anache y Luis Gil Juliani consideraron que el joven oficial de la Bonaerense, quien trabajaba en la seccional sexta de Ezpeleta, "tuvo un obrar justificado en su accionar" destacando que "efectuó disparos en ejercicio de sus atribuciones y que su conducta fue lícita" la noche del 1 de junio de 2001 cuando se enfrentó con Daniel Herrera, Juan Medrano y un tercer sujeto que pasadas las 22.30 habían robado en el local de comidas rápidas del centro quilmeño. Los ahora condenados a 17 años de prisión eran esperados en las inmediaciones del McDonald's por Pablo Garro, sentenciado a 16 años, a modo de "campana" y chofer de los ladrones. De acuerdo a lo que consta en la causa "Salmo junto a otros dos policías que estaban de civil (Jorge Pagano y Maximiliano Ferraris) alertaron como tres delincuentes robaban en el local de comidas y uno de ellos dio la voz de alto policía, a lo que uno de los delincuentes respondió con disparos de arma de fuego y los uniformados repelieron la agresión". Con relación al proceder de los uniformados, los jueces expresaron que "no fue con impericia ni negligencia, actuó como lo indica la ley y en relación a una situación de peligro que se estaba dando". Los magistrados valoraron los dichos de los empleados de la casa de comidas y de los policías que estaban junto a Salmo como así también de la víctima Lacorte. Otro de los puntos que citaron en sus considerandos fue la pericia de los profesionales de La Plata Juan Carlos Alfano y Roberto Cejas en cuanto a un rebote del proyectil: "la bala tenía una deformación generada por el rozamiento contra una superficie metálica o algo duro que no es compatible con un hueso; hasta existe la posibilidad que haya impactado contra el suelo y luego ingresó al cuerpo de Lacorte en forma oblicua". Los jueces no dieron lugar a un pedido de los doctores Rubén Tripi y María Bassi, representantes de Lacorte, sobre procesamiento por falso testimonio de Pagano y Ferraris al manifestar que los dichos de los uniformados no intentaron desvirtuar la realidad de lo que aconteció y se ajustaron a lo que sucedió esa noche. Satisfacción El doctor Marcelo Peña, patrocinante de Salmo, en diálogo con EL SOL, indicó que "este fallo era de esperar, con un plexo probatorio contundente y un Tribunal objetivo se ha demostrado a lo largo del proceso no sólo que se trató de una tragedia sino que el policía tuvo un obrar justificado. Confíamos siempre en un veredicto absolutorio y con la resolución se ha avalado lo que se ventiló a lo largo de todo el debate; el profesional desempeño de un uniformado que se vio ante una situación de peligro extremo y actuó como lo indica la ley". Con relación al porqué el imputado no presenció la lectura de los fundamentos y el veredicto, Peña dijo que "Salmo llegó y por seguridad decidimos que se quedara en la guardia a la espera de la resolución de los magistrados". EL SOL pudo averiguar que el policía se enteró del fallo por teléfono. "...A pesar de la clara situación y el plexo probatorio las pericias fueron contundentes en cuanto a un rebote y el profesional proceder de mi defendido en resguardo de las vidas de terceros. Tal como lo he expresado en los alegatos el accionar de mi ahijado procesal fue acorde a lo que indica la ley y simplemente respondió ante la agresión de los ladrones y preservó la vida de los terceros", remarcó el doctor Peña. Ante la posibilidad que José Salmo pueda volver a desempeñarse en la Bonaerense, el letrado manifestó: "fue declarado en prescindibilidad, pero sería dudoso su nuevo ingreso aunque ahora la resolución la adoptará el Ministerio de Seguridad". Se retiraron de la sala de debate a los gritos Había pasado poco más de una hora de la lectura (comenzó a las 16.50) de los fundamentos del veredicto cuando Carla junto a sus familiares abandonaron la sala de juicio en medio de un escándalo al enterarse que el Tribunal Oral Nº 3 absolvía al uniformado que hace más de tres años perseguía a los delincuentes que habían robado en el local de comidas de Mitre y Brandsen. Los magistrados condenaron también a los ladrones que en su huída tomaron como rehenes a una mujer y su hija a 17 y 16 años de prisión. Duró dos horas con veinte minutos la lectura de las 110 fojas de los fundamentos del veredicto (finalizó a las 19.15) en la que los doctores Carlos Villamarín -prosecretario del Oral 3- y Edgardo Salatino -secretario del cuerpo- explicaron la resolución de los magistrados. Entre gritos y reproches los familiares de Lacorte junto a familiares de víctimas de gatillo fácil se levantaron y abandonaron la sala A del primer piso de Hipólito Yrigoyen 475. En forma irónica comenzaron aplausos y luego continuaron con gritos reprochando la decisión del Tribunal. Por unos segundos los allegados a Lacorte no se decidían entre abandonar el recinto o seguirle manifestando su malestar a los jueces. Luego que la mayoría se retiró de la sala continuó la lectura de los fundamentos que absolvieron a Salmo y condenaron a Herrera, Medrano y Garro. "Dejan libre a un asesino de gatillo fácil" Una vez que Carla Lacorte y su esposo Carlos Torres Musante se retiraron abruptamente, junto a sus familiares y amigos, de una de las salas del primer piso del edificio de Yrigoyen 475 antes de enterarse del veredicto absolutorio que benefició a Salmo, la joven dijo a este medio que "ya no me importa lo que vayan a decidir estos tres jueces que como lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo este tipo de fallos nos pone en peligro a todos ya que siguen avalando los casos de gatillo fácil...". Una vez que Lacorte y Torres Musante salieron del edificio de los Tribunales Penales de Quilmes, el esposo de la joven informó a la veintena de allegados que estaban en la calle "lo van a absolver..." por lo que de inmediato comenzaron los cánticos en contra de los jueces y de la policía. Al referirse a los fundamentos que votaron los jueces Armando Topalian, Alicia Anache y Luis Gil Juliani -votaron ese orden-, la joven que quedó paralítica en 2001 no dudó en afirmar: "que tengan en cuenta que están dejando libre a un asesino de gatillo fácil y avalando que este tipo de gente mate y nadie responda" enfatizando que "por eso tenemos más de 1.600 casos de este tipo en todo el país...". Al ser interrogada por un periodista de EL SOL sobre cómo había tomado que Salmo se haya quedado esperando el veredicto en la sala de guardia de la planta baja de los Tribunales Penales, Lacorte respondió sorprendida y sonriendo en forma irónica: "me entero por vos que estaba en ese lugar, pero bueno queda en claro con lo que me estás informando que para eso está la policía para cuidarse entre ellos". Por otra parte el marido de Lacorte insistió: "con este tipo de jueces lo único que se logra es que no haya Justicia y que la policía y las fuerzas de seguridad, como pasó con el caso de mi alumno Damián Rosende, sigan existiendo casos de gatillo fácil...".