Sábado 18 de octubre de 2003

Los trabajadores de la alimentación impugnaron la modificación del CCT

A espaldas y en perjuicio de los trabajadores el secretario general de la CGT Rodolfo Daer firmó un acuerdo con las Multinacionales de la Alimentación por el cual se modifica parcialmente el Convenio Colectivo de Trabajo 244/94. Como contraprestación por representar los intereses de las empresas el mismo acuerdo impone un “aporte solidario” a favor del sindicato del 2% del sueldo de cada trabajador de la alimentación. Mientras en horas de la mañana del martes 30 de septiembre las Comisiones Internas y los trabajadores de Kraft Foods (Terrabusi), Cadbury-Stani y Pepsico impugnaban el acuerdo ante el Ministerio de Trabajo, en horas de la tarde el Ministro Tomada (el que dijo “Este no va a ser el gobierno de las Reformas Laborales”) decidió homologar el acuerdo que no sólo no otorga ningún beneficio para los trabajadores sino que incrementa la precariedad laboral. El acuerdo flexibiliza 1) Incluso contrariando las disposiciones modifica las condiciones salariales estableciendo que los incrementos salariales otorgados por decreto podrán compensarse e imputarse a cuenta de futuros aumentos de ticket canasta, premios por presentismo, productividad y otros hasta arribar a las retribuciones mínimas de cada categoría. Como decían los trabajadores “lo que te dan por un lado te lo sacan por el otro” 2) Vacaciones, en forma ilegal dispone que la patronal podrá imponer a aquellos trabajadores que gocen de más de 15 días de vacaciones el fraccionamiento de las mismas. 3) Período de Prueba, por la reforma laboral 25.250 también conocida como “ley Banelco” el sindicato acuerda con extender el período de prueba de 3 a 6 meses (y de 6 a 12 para las Pymes) 4) Acuerda el aporte solidario mensual que la patronal retendrá del sueldo de los trabajadores y depositará en las arcas del sindicato 5) Establece que en un plazo de 180 se seguirá avanzando en las modificaciones del Convenio avasallando los restantes derechos de los trabajadores de la alimentación. La impugnación efectuada por los trabajadores de la alimentación con el patrocinio de los Dres. Raquel Coronel, Gustavo Ciampa y Ruben Tripi (CeProDH) a más de establecer las disposiciones legales que se vulneran por este acuerdo, impugna la representatividad de esta burocracia bregando por una verdadera democracia obrera y sindical. Empezando por la elección democrática de los paritarios que deben actuar con el mandato de los trabajadores “Creemos que hay que luchar para que las paritarias sean democráticas, donde en cada fábrica se elijan a los mejores compañeros y compañeras para discutir con las patronales, que en asamblea se discuta cual es el convenio que necesitamos los trabajadores alimenticios, que haya un ida y vuelta para que los compañeros de cada fábrica sepan qué se esta negociando y discutiendo con los representantes de la patronal” -contaba Leonardo Norniella delegado de Pepsico-, e incorporando a la negociación la apertura de los libros de la patronal para que los trabajadores obtengan la información necesaria para discutir los temas de que se trate. Desde el CeProDH saludamos el ejemplo de unidad y defensa de los derechos de los trabajadores que con este paso han dado las internas de Kraft Foods (Terrabusi), Cadbury-Stani y Pepsico y los acompañaremos en la lucha hasta que este convenio caiga. Nota: Recientemente ha salido una nota sobre los convenios colectivos en el suplemento Cash de Página/12 del 5/10/2003. (Ver: www.pagina12.com.ar)