Sábado 18 de octubre de 2003

Inédito fallo de la justicia laboral contra Pepsico

En un inédito fallo el juez Enrique Arias Gibert ordenó la reinstalación de Catalina Balaguer, despedida hace más de un año por Pepsico Snacks, rama alimenticia de Pepsi, luego de apoyar y solidarizarse con trabajadores eventuales echados arbitrariamente por la empresa. Ante la presentación de un amparo por abogados del CeProDH, el titular del juzgado del trabajo N° 46 de Capital Federal condenó a la empresa por práctica antisindical y discriminación contra los trabajadores de la firma y contra Balaguer en particular en su condición de activista sindical y esposa de Leonardo Norniella, delegado de la Comisión Interna de la planta. El Dr. Arias Gibert en su sentencia ordena la inmediata reinstalación de Balaguer y el pago de los salarios caídos hasta su efectiva reincorporación y, contra la pretensión de la multinacional, argumenta que procede la vía del amparo en protección de los trabajadores: "...cualquier tratamiento desigual resulta inadmisible en la pragmática constitucional. Si se trata de modo desventajoso a los sujetos que se encuentran en situación de inferioridad entonces nos encontramos con ordenamientos racistas o discriminatorios propios de los regímenes nazi o fascistas". A partir del despido de la trabajadora el CeProDH realizó una importante campaña denunciando esta arbitrariedad y la persecución que sufrían los empleados de la firma, a la que adhirieron diputados, integrantes de organismos de derechos humanos y diversas personalidades del arte y la cultura. Hoy la justicia laboral deja sentado un importante precedente: la protección de aquellos trabajadores que como activistas en su lugar de trabajo, sin tutela gremial, se convierten en verdaderos delegados de hecho de sus compañeros y en la resolución de los problemas que aquejan a los obreros día a día en su fábrica.