CeProDH - Centro de Profesionales por los Derechos Humanos

Portada del sitio > Artículos > Petitorio de solidaridad con los trabajadores de Pepsico Snacks,

Petitorio de solidaridad con los trabajadores de Pepsico Snacks,

Viernes 13 de mayo de 2005

Rechazo masivo de los trabajadores de Pepsico Snacks
al bochornoso fraude de la multinacional norteamericana y la burocracia

El 13 de mayo la multinacional norteamericana negrera de Pepsico Snacks, en consonancia con la burocracia de la Alimentación de Daer, armaron un fraude escandaloso en las elecciones de comisión interna en la fábrica. La empresa usó todos los medios a su alcance, incluso militarizó la planta con la policía (Bonaerense y Federal), para impedir cualquier acción de rechazo a sus fieles sirvientes. Avalaron una elección sin el mínimo derecho democrático de presentación de lista de los actuales delegados, para que se vote al “caballo del comisario”.
Pero esto no empezó con esta elección. Desde hace años la patronal de Pepsico viene tratando de impedir la organización interna de la fábrica. En febrero del 2002 suspendió a Leo Norniela -delegado elegido por la base- como escarmiento por defender a más de 60 trabajadoras contratadas despedidas y permanecer en la carpa en lucha por su reincorporación. Le inició un juicio de desafuero montando una provocación dentro de la fábrica, junto al sindicato. A los pocos meses en el mes de julio, despidió sin causa a un grupo de activistas, entre los cuales estaba Catalina Balaguer, a la que los trabajadores de la fábrica reconocían como delegada de hecho, en defensa de los derechos de las mujeres obreras y de los trabajadores contratados. Buscaban con esto descabezar a los delegados combativos pero no lograron su objetivo. Después de ocho meses de suspensión tuvieron que reincorporar a Leo y posteriormente en un fallo inédito, fueron obligados a la reincorporación de Caty.
Esta multinacional norteamericana prepotente, busca montar un régimen similar a un “campo de concentración” como hace en otro países, vigilando a los trabajadores con cámaras de televisión en todas las áreas de producción, manteniendo personal de seguridad armado para atemorizarnos, llegando a desconocer hasta los mínimos derechos laborales que aún rigen en nuestro país. Las multinacionales, como Pepsico y Coca Cola, quieren imponer su dictadura en las relaciones laborales, para impedir mediante este clima represivo y opresor, la organización independiente de los trabajadores en las fábricas, para someternos a ritmos infernales de producción y evitar que luchemos en defensa de nuestros derechos. Pepsico una vez más, quiere liquidar a la combativa comisión interna y acallar los métodos democráticos y de consulta a la base que estamos impulsando y actuó codo a codo con la burocracia, en el escandaloso fraude electoral.
Pero su esfuerzo y el fraude que montaron no pudieron impedir que los trabajadores repudiaran masivamente esta maniobra: unos 250 obreras y obreros firmaron una declaración que dice “Ante la proscripción de la lista de los compañeros de la comisión interna, y quedando lista única, los abajo firmantes, trabajadores de Pepsico Snacks, no avalamos ni votamos en estas elecciones”. Sólo votaron 60 personas, sobre un total de más de 480 trabajadores. Esto demuestra el apoyo ampliamente mayoritario que tenemos los actuales miembros de la Comisión Interna. Inclusive posteriormente a las "elecciones", todo un turno votó a mano alzada en asamblea a la lista de delegados que había sido proscripta en las elecciones fraudulentas, levantando un acta de asamblea que ya tiene más de 100 firmas, reconociéndolos como sus dirigentes y exigiendo nuevas elecciones sin proscripciones.
En el transcurso del día, una patota del sindicato agredió a los delegados que nos encontramos presentes en el interior de la planta, y al cierre de la elección la empresa con su guardia armada, no permitió el ingreso de un escribano, para dejar al sindicato las manos libres para inventar los resultados de las elecciones. Sin embargo, tuvieron que moderar sus mentiras y dijeron “oficialmente” que habían votado 108 trabajadores, reconociendo así que la elección fue absolutamente minoritaria.
Diputados nacionales, concejales, organismos de derechos humanos y organizaciones de trabajadores de la alimentación y de otros gremios, ya se han solidarizado con nuestro reclamo.
El Ministerio de Trabajo, ante el cual hemos hecho detalladas presentaciones explicando todas las irregularidades y la proscripción de nuestra lista, ha venido avalando lo actuado por el STIA.
Nosotros vamos a respetar la voluntad de los trabajadores que hoy se han manifestado masivamente rechazando la elección. Desconocemos esta “elección” y a los supuestos “delegados”, que no son de los trabajadores sino de la empresa, la burocracia sindical y la policía que los “protegió” todo el día. Mientras exigimos elecciones democráticas y sin proscripciones, vamos a seguir defendiendo a los compañeros y compañeras que nos han apoyado, con la unidad de efectivos y contratados y en la defensa de nuestros derechos.
Comisión Interna de Pepsico Snacks

Petitorio

Los abajo firmantes, repudiamos el fraude en las elecciones de comisión interna de Pepsico Snacks, armado por la patronal norteamericana y la burocracia del Sindicato de la Alimentación, para impedir la organización democrática de los trabajadores, violando los más mínimos derechos laborales que rigen en nuestro país. Denunciamos asimismo la prepotencia de estos empresarios que imponen un régimen dictatorial al interior de la fábrica, sostenido en guardias de seguridad armados. Declaramos nuestro apoyo a los trabajadores y trabajadoras que exigen nuevas elecciones democráticas y sin proscripciones y, mientras tanto, exigimos que se reconozca como únicos representantes legítimos de los trabajadores a los delegados de la Comisión Interna que fueron proscriptos.