CeProDH - Centro de Profesionales por los Derechos Humanos

Portada del sitio > Artículos > Lacorte encabezó una marcha por la ciudad para pedir que no haya más casos de (...)

Lacorte encabezó una marcha por la ciudad para pedir que no haya más casos de gatillo fácil (Diario EL SOL)

Jueves 2 de junio de 2005

La joven quedó paralítica hace cuatro años al recibir el disparo de un policía

Lacorte encabezó una marcha por la ciudad para pedir que no haya más casos de gatillo fácil

Carla Lacorte, la joven que quedó paralítica hace cuatro años al recibir el balazo de un policía que perseguía a tres ladrones, encabezó una marcha ayer por las calles de Quilmes para pedir un freno a los casos de gatillo fácil que, según denunció, se suceden en el territorio bonaerense al menos una vez por semana.
"Pasó un año más, se siguen sucediendo casos de gatillo fácil. En realidad hago la marcha por eso, por mi caso y por todos los que se suceden día a día", dijo Lacorte, que junto a medio centenar de personas marchó desde Mitre y Brandsen, donde recibió el disparo, hasta la plaza San Martín.
Hace cuatro años Lacorte tuvo que abandonar la carrera de Veterinaria que cursaba porque quedó paralítica, al ser herida de bala en medio de un tiroteo entre policías y ladrones, en un caso por el que fue juzgado y absuelto el policía José Ignacio Salmo.
La joven bajaba de un colectivo en la esquina de Brandsen y Mitre, donde los delincuentes habían robado el local de McDonald’s, y recibió el tiro, aparentemente, al ser confundida con una cómplice.
En la sentencia el Tribunal Oral 3 del departamento Judicial local entendió que la joven Lacorte fue herida por un rebote de la bala disparada por Salmo, por lo que ordenó su absolución.
Durante el juicio los magistrados condenaron con duras penas a tres delincuentes que habían robado un local de comidas rápidas hecho que originó la persecución y tiroteo.
La marcha partió a las 18.30 con una fuerte custodia policial y la adhesión de familiares de víctimas de gatillo fácil, organizaciones sociales, partidos políticos de izquierda y estudiantes.
Durante el recorrido el marido de Lacorte, Carlos Musante, relataba cómo sucedieron los hechos tras los cuales Lacorte quedó paralítica y, actualmente, debe utilizar una silla de ruedas para desplazarse.
La joven dijo que el polémico fallo del Tribunal 3 de Quilmes que absolvió a Salmo "dio a la Justicia nuevos argumentos para otros casos de gatillo fácil. En menos de diez días absolvieron a varios policías por dos casos más, en San Isidro y en San Martín. Cada siete días hay un nuevo joven muerto por casos de gatillo fácil, de represión e impunidad. Esta marcha es por mi caso y por todos esos, para que no haya más".
Dijo Lacorte que Salmo podría estar desempeñándose actualmente en una agencia de seguridad privada porque si bien en el momento del juicio estaba en disponibilidad, nunca perdió la habilitación para portar armas: "como en todos los casos, la mayoría de los policías está trabajando en una empresa de seguridad y nadie se entera. Y si se enteran, es por investigaciones muy arduas hechas por las víctimas y los organismos de derechos humanos".
Lacorte consideró que "hay una justicia que es cómplice y que avala el accionar del gatillo fácil" y por el otro lado, existe "un plan de seguridad que se lanzó el año pasado y a partir de ese momento, tenemos un promedio de un caso de este tipo por semana".
Actualmente, el fallo del Tribunal 3 es analizado por el Tribunal de Casación tras la apelación que se realizó en su momento.
"Lo que estamos pidiendo es que se hagan todas las pruebas que no se hicieron en su momento, que se tengan en cuenta las declaraciones de los testigos. Si hubiese sido así Salmo no estaría libre".
Esos testigos, dijo Lacorte, contaron a los jueces cómo "Salmo apoyó el pie en el piso y disparó hacia donde estaba yo, a menos de 40 metros, salvo una testigo" que fue la única que contradijo a los otros testimonios.
"Otro de los testigos cuenta cómo decía ’no la atiendas, si total estaba con los chorros’. Por eso me disparó, porque él decía que yo estaba de campana".
Asimismo, "faltaron pruebas, pericias planimétricas, reconstrucción de los hechos. Todo eso nunca se hizo y es lo que pedimos que se haga".
El abogado Rubén Tripi consideró, por su parte, que los delincuentes con cierto poder logran la libertad a pesar de ser acusados de delitos graves, en tanto los ladrones comunes, generalmente, terminan presos.

Diario EL SOL